28 de julio de 2010

¿Sabes? Cada persona es como una cajita de cristal recién pulida, que a través de la actitud de la gente se va golpeando, sufriendo rayazos y pequeños desgastes.

Por suerte, hay otra clase de personas, un conjunto muy reducido, que con mucha suavidad y dulzura, van reparando todos esos desperfectos.

Yo, solo quiero formar parte de esas personas que saben la manera y tienen la fuerza para arreglar todas esas roturas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario